Organizar y mantener el cuarto ordenado

Hemos recibido en nuestras oficinas un nuevo mayorista de juguetes y nos ha presentado toooda la colección que presenta y también muchos productos para recoger juguetes, se está convirtiendo en tendencia no solo vender juguetes sino productos para guardar y ordenar los juguetes. En especial las bolsas play and go o productos de la marca 3 sprouts.  Por eso nos hemos decidido a escribir este artículo.

“Recoge y ordena tu cuarto”. Éste es el grito que se escucha en muchas casas cada día . Una y otra vez cada día, de cada mes, de cada año. Y hay que empezar a crear estas rutinas desde que son bien pequeños, de otra forma, no podrás pretender que cuando lleguen a adolescentes las cosas cambien.
¿Cómo podemos ayudar a nuestros niños a ser más limpios y organizados? Os traemos unos cuantos trucos para que esta batalla llegue a buen término. Intenta las técnicas que a continuación comentamos. Esperamos que sean todo un acierto.

1-Mira la habitación desde los ojos de un niño. Agáchate y mira la habitación desde la altura de tu hijo. Mira el espacio, las estanterías, los muebles, los contenedores para los juguetes, todo… ¡Te vas a sorprender!
La forma que tenemos los adultos de organizar las cosa no siempre cubren las necesidades de un niño. Las estanterías pueden estar fuera de su alcance, las perchas ser demasiado grandes para su ropa, las cajas tradicionales para guardar cosas hacen que los juguetes con piezas se enreden, se mezclen… un desastre.
A los muy pequeños, les sobran las puertas de los armarios. Baja la barra de colgar la ropa para que esté a su altura..
Elabora una lista de las cosas básicas que ha de mantener en el cuarto y pégala detrás de su puerta a su alcance con frases como: nada debajo de la cama, ropa sucia en el cesto, papeles y basura en la papelera….De esta forma ellos mismos podrán comprobar si la habitación esta ordenada.

2- Implicar a tus niños en el proceso. Nada de remangarse y entrar en el cuarto con 3 bolsas de basura para llenar en la mano. Hay que enseñar la forma de mantener la habitación organizada, no hacerlo por ellos cuando ya estas cansada de tanto desorden.
Imagínate como el asesor de organización para tu hijo, no como el que recoge enfadada cuando el cuarto es un caos. Si los niños están involucrados en el proceso, entenderán mejor cual es el objetivo y cómo mantener un espacio organizado.

3-Ordenar, comprar y simplificar.
En muchas ocasiones los dormitorios de nuestros hijos recogen ropa y cosas de otras temporadas de toda la familia. Juguetes sobrantes y cualquier otra cosa que no cabe en otra habitación de la casa. Los niños no pueden mantener las cosa ordenadas si los cajones, los armarios están llenos y los juguetes cubren casi todo el espacio sobre la alfombra. La solución es clasificar, almacenar y simplificar.
Empieza por la ropa: adiós a toda la ropa fuera de temporada, has de almacenarla en otro lugar. Simplifica: ¿De verdad necesitas guardar veintitantas camisetas en el cajón de su cómoda? Seguro que ni sabes que tiene algunas de ellas. Retira lo que no utiliza y deja espacio para que el mismo pueda doblar y guardar sus prendas, si sólo van a entrar a “presión”, olvídate de que vaya a hacerlo…

Si tiene “demasiados juguetes” retira algunos en una caja o contenedor y guárdalos en otro lugar para que disfrute de ellos más adelante. El niño no necesita tener una “ludoteca” en su cuarto para entretenerse. Al cabo de un tiempo, cámbialos por los juguetes que han dejado de tener interés para tu hijo, en vez de que queden relegados debajo de la cama.
Los más grandes pueden organizar las piezas pequeñas en contenedores más pequeños y mantenerlos almacenados a su alcance.

4-Cuanto más corta es la distancia, más probabilidades de que vuelva allí.
Empieza a colocar las cosas en la estantería de abajo a arriba. Los juguetes que más utiliza al alcance de su mano, de esa forma será mucho más fácil que vuelva a colocarlo allí cuando ha terminado. Y las cosas que se utilizan menos o poco, en la parte más alta.

5-Etiqueta: Coloca etiquetas, si aun son pequeños, con el dibujo del objeto que se supone debe almacenar en esa caja. Así será mucho más fácil para el niño recordar dónde ha de guardar o colocar cada objeto.

6-Crea una rutina de mantenimiento: rutinas y momentos específicos para ordenar y recoger las cosas. Por ejemplo: “Rutina de la mañana” colocar en edredón y la almohada y colocar la ropa sucia en la cesta de lavado. “Rutina de la noche” guardar los juguetes, lavarse los dientes, ponerse el pijama.

Por último y no menos importante, mantén una rutina dentro de la familia para conseguir una casa organizada y que ellos sientan que son parte de la organización global de vuestro hogar.

Leave a Reply