Los escritorios de pie

Una de las cosas más difíciles de conseguir de los pequeños es que se mantengan sentados. Los niños son seres inquietos por naturaleza y a excepción de algún tranquilón que es capaz de quedarse cómodamente instalado en la silla o el parque, la mayoría prefiere entretenerse sin parar de moverse. Por eso, conseguir que los niños se mantengan sentados en el colegio es un desafió para los profesores, no sólo en las tempranas etapas de la guardería o la escuela infantil, sino incluso en la primaria. Pero… ¿Y si andamos equivocados?
Hay una nueva tendencia cogiendo fuerza en algunos centros escolares de Estados Unidos. Una nueva forma de plantearse la enseñanza, adaptándose a las necesidades de los alumnos de no perder esa tendencia al movimiento que tanto les atrae.

Estos centros han retirado todos los pupitres y sillas tradicionales y los han sustituido por un nuevo concepto de mesa-pupitre donde los estudiantes se apoyan para realizar sus tareas pero se mantienen de pie en todo momento.

Puede que en un primer momento creasen un gran revuelo entre los alumnos ya que introducir nuevas costumbres no siempre es fácil y trabajar alrededor de este tipo de mesas era todo un desafío.

Si tenemos en cuenta que un niño pasa la mayor parte del día sentado ; entre las horas e escuela, comida, tareas, el coche o cualquier otro medio de transporte, más las horas que están frente a la pantalla suma entre un 85% de las 24v horas que componen un día cualquiera. Así no es de extrañar que las tasas de obesidad infantil y diabetes están en creciente aumento entre niños cada vez más pequeños.
Así que en un intento de mejorar la salud de los niños y seguir el instinto innato que los mantiene en continuo movimiento, decidieron realizar un drástico cambio en las horas lectivas en la escuela.

first_grade_standing_class_c18c3f883e22918328c0bb248c7b2b96.nbcnews-ux-600-480

Y los estudios resultantes de esta experiencia han demostrado que su decisión de cambiar las mesas y sillas de siempre por, escritorios para estar y trabajar sobre ellos de pie, puede ayudar tanto a niños como adultos.
Mientras que uno está de pie el consumo de calorías aumenta hasta un 35% más del consumo normal. Y este no ha sido el dato más sorprendente. Los niños al estar de pie, aprenden más.

Están más receptivos al conocimiento y menos estresados o aburridos durante las lecciones.
Una vez superada esta exitosa prueba el pasado curso en algunos centros piloto, muchos profesores de otras escuelas han querido sumarse a esta iniciativa tan exitosa y cambiar su escritorio por uno de pie. Como resultado de esta iniciativa que ya ha tenido tan buen acogida, que se ha creado una asociación sin intención de lucro llamada “Standupkids” (niños de pie) para apoyar y ayudar a otras escuelas a transformarse en un centro donde los alumnos aprenden de pie y no sentados.

Los directores de estos centros aseguran que una vez que se acostumbran a esta nueva dinámica, los alumnos en la clase se vuelven más activos y obtienen mejores resultado académicos y más interés por aprender dentro de las aulas.
Ahora el desafío es conseguir que alguien diseñe este tipo de escritorio para que sea asequible a todos los centros educativos que quieran unirse a esta iniciativa. Esperan que en unos diez años y contando con el apoyo económico de otras organizaciones y donaciones, este modelo sea una realidad en la escuela pública.

Leave a Reply